Caracas Panoramic (View from Vista Alegre)

Santiago de León de Caracas, es la capital de Venezuela. Con al ambición de conquistar un bastión en tierra firme, Francisco Fajardo, nacido en la Isla Margarita, partió en 1555 y fundó el hato de San Francisco, lugar preciso donde luego había de fundarse Caracas. Diego de Losada, militar y explorador a ordenes del Duque de Benavente, fundó la ciudad en 1568, en el campamento militar donde aguardaban sus tropas mientras ofrecían resistencia a los bravos indígenas.

En el año de 1578, Juan de Pimentel, capitán general y gobernador, se encargó de enviar a España un plano geográfico donde especificaba las características específicas de la ciudad. Esta estructura, que como todas las planificaciones urbanísticas de las nacientes urbes coloniales españolas, se componía de rectángulos divididos a su vez en pequeños cuadrados que formaban manzanas, fue aprobada por su majestad el rey Felipe II de España. Esta forma ortogonal se respetó, y poco a poco, con la migración que venía a estas nuevas tierras y el crecimiento que se derivó de su rápida expansión, se extendió por toda la ciudad de Santiago de León de Caracas.

Dentro de la anécdota heráldica de Caracas, vale la pena citar el simbolismo que llevó a usar el león como símbolo de la ciudad en su escudo de armas. En este animal se representó a los primeros habitantes de la urbe, que con espíritu de sacrificio y resolución de ánimo pudieron llevar a cabo la empresa de constituirse en ciudad. De acuerdo a la cédula real que Felipe II emitió para Caracas en 1591, un león en campo de plata, coronado, y con un la cruz de Santiago en sus brazos es el símbolo de la ciudad.

Caracas además, es la cuna nada menos que de Simón Bolívar. El joven hijo de una familia de mantuanos, con una rica hacienda que la haría una de las más ricas de América, sería criado como un criollo, es decir un hijo de españoles nacidos en tierras americanas. Recibió una esmerada educación militar, diplomática y humanística en Europa, particularmente en Italia y Francia, donde tendría la oportunidad de asistir a la coronación de Napoleón I, como emperador. En Italia, jura romper el yugo con los opresores españoles. Retorna a su patria y organiza un grupo de conjurados para alzarse militarmente contra el monarca español. Caracas, tendría una notable importancia en los sucesos que darían pie a la revolución de abril de 1810, cuando Vicente Emparan, gobernador títere de José I de España, ingresaba se disponía a ingresar a la catedral un jueves santo, siendo abordado por los conjurados que le manifestaron el desconocimiento total a su autoridad, iniciando el grito de independencia en Venezuela.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *